Desafio 14






Expediciones
Perfil Humano
Diario
Fotos
 
Buzón
 
Auspiciantes
 





























     
 

 

De camino a mi último ocho mil

 

Quito, 7 de febrero de 2008

 

A las once de la mañana del 19 de septiembre de 1997 pise la cima del Manaslú de 8 163 m, la octava montaña más alta del mundo, junto con Kari Kobler (suiza), Santa Gurung y Nima Sherpa (Nepal). En ese entonces no me imaginé ni por asomo que esa cumbre, que era parte del camino de preparación a mi primer Everest sin oxígeno, sería a la postre mi primera cima de más de ocho mil metros dentro de mi gran proyecto de conquistar las catorce cimas más altas del mundo. Desde aquella mañana de septiembre que estuve encumbrado en uno de los gigantes del Himalaya han pasado casi once años y ha corrido bastante agua bajo el puente. En todo este tiempo he tenido la dicha y la fortuna de subirme hasta la cima de las trece montañas más altas del mundo, repitiendo dos de ellas: el Everest (2001) y el Broad Peak (2007). Esto ha significado recorrer cerca de 108.000.metros de cuestas subidas a pie y sin ayuda de oxígeno.

 

Los dos últimos años han sido estupendos y generosos. El 22 de mayo de 2006 logré la cumbre del Kangchenjunga (8 586 m), la tercera montaña más alta del mundo que demandó mucho esfuerzo pero que al final me premió con la cima. El pasado 24 de mayo de 2007 a las tres y veinte de la tarde logré, literalmente, encaramarme en la cima del Annapurna (8 091 m), montaña tristemente célebre por poseer el índice más alto de mortalidad: 53. 3 %. Fui al Annapurna, subí hasta su punto más alto y bajé con vida, gracias a Dios. Con esa cumbre he logrado trece de los catorce escalones. Ahora voy por el último que me queda: la cumbre del Dhaulagiri (8 167 m), la séptima montaña más alta del mundo.

 

MI RELACION CON EL DHAULAGIRI

 

El Dhaulagiri está ubicado en Nepal, en el lado más occidental de ese país, separado del  Annapurna por una distancia, en línea recta, de no más de cuarenta kilómetros.

 

Mi primera incursión al Dhaulagiri la hice en la primavera del 2005.

Después de todo el trabajo necesario para fijar cuerdas de seguridad y establecer los tres campamentos de altura, a primeros de mayo realizamos nuestro asalto a la cumbre (tres compañeros italianos, Christian Stangel e Iñaki Ochoa). Desafortunadamente a dos cientos metros de la cima tuvimos que darnos vuelta por el alto riesgo de avalancha que había en la última pendiente que lleva hasta la cima del Dhaulagiri. Bajamos hasta el Campo Base con la esperanza de poder realizar un nuevo intento en los próximos días, pero éste nunca fue posible porque el clima se estropeo aun más, dejando la montaña en condiciones de mayor peligro. No tuvimos más que empacar los bártulos junto con la frustración y la pena, y regresar a casa.
Volví al Dhaula en otoño del 2006 en compañía de Sete Tamang un compañero nepalés. Si las condiciones fueron malas en el 2005, en ese otoño fueron peor, ni siquiera pudimos pasar de 6 400 m  por la gran cantidad de placas de nieve que se rompían anunciándonos que en  cualquier rato se produciría una avalancha. Nuevamente tuve que empacar mi susto, mi frustración y mi pena, y volver una vez más a casa sin la cima del Dhaulagiri.

En todo la trayectoria de los catorce ocho miles únicamente dos montañas me han sido esquivas, el Kangchenjunga y el Dhaulagiri.

 


De camino al Campo Base del Dhaulagiri en otoño del 2006

 

Ahora me alisto por tercera vez con toda la esperanza y la gran ilusión de que en esta ocasión todos los elementos del Cosmos se acomoden y conspiren en favor de que el viento sea bueno, el frío el necesario, el clima el ideal y la calidad de la nieve inmejorable para que yo pueda alcanzar mi última estrella de más de ocho mil metros.

 

Mi viaje está planificado para el domingo 9 de marzo a las nueve y quince de la mañana en KLM, con destino a Madrid, para luego continuar hasta Katmandú, la capital de Nepal.

 

Por ahora estoy muy motivado, entrenando mucho y soñando con que cualquier día entre el 15 y el 30 de abril próximo me abrazaré en la cima del Dhaula con mis compañeros de expedición, para celebrar con ellos, Dios mediante, uno de los sueños más grandes de mi vida.

 

Con gran afecto, desde el escritorio de mi casa en Quito – Ecuador.

 

 


La semana pasada en la prueba de evaluación de esfuerzo donde el Dr. Oscar Concha.
Resultado: 61 % de VO2 Máximo. Debo llegar a 65 %.


 

 

Iván Vallejo Ricaurte
EXPEDICIONARIO

 

 

Iván Vallejo Ricaurte
EXPEDICIONARIO

El proyecto DESAFÍO 14   en el 2008 es posible gracias a los auspicios de: Diners Club; MoviStar; Marathon Sports; Yanbal; EMAAP

Con la colaboración de:
DHL; Maquinet Services; Seguros Alamo, Tatoo, Salud y Graphus

 

Anterior Siguiente
 
 


 
   
 
 
www.ivanvallejo.com- email: desafio14@ivanvallejo.com
 ©: Iván Vallejo
 Fotografía: Iván Vallejo
 Diseño: graphus - telefax: (+593 2) 290 2760 - Email: graphus@uio.satnet.net - Quito-Ecuador
 Desarrollada por: MaQuiNet Services