En la cima del Mont Blanc a las 10 de la mañana del Viernes 11 de Septiembre.
I. Vallejo, J. Jarrin, E. Mena
Mont Blanc - Francia.

DESPUES DE LA CIMA DEL MONT BLANC

 

Chamonix, 16 de Septiembre de 2009

Queridos amigos del Ecuador y del mundo.

Reciban un cariñoso saludo desde la pequeña ciudad de Chamonix, cuna del alpinismo, al pie del Mont Blanc.

Les escribo ahora aprovechando que hemos hecho una parada forzosa porque desafortunadamente el clima se ha estropeado en toda el área del Mont Blanc; ahora hay muchas nubes e incluso un poco de nevada en las montañas; acá en la ciudad, llovizna y bastante frío. Estas condiciones, como es lógico, nos han obligado a parar con la esperanza de que a fines de esta semana mejoren las condiciones y podamos seguir con lo que hemos planificado.

A pesar de lo gris de este clima no nos podemos quejar, el haber logrado la cima del Mont Blanc el pasado día viernes 11 nos ha dejado un sabor muy agradable porque las condiciones que nos permitieron llegar a la cima de la montaña más alta de los Alpes a través de la vía del Espolón de la Brenva, fueron inmejorables.

La ascensión al Mont Blanc la realizamos entre jueves y viernes. El día sábado nos dimos un descanso corto en Chamonix y al siguiente día, domingo, estuvimos nuevamente en marcha, justamente porque sabíamos que venía una racha de mal tiempo y nuestro interés era aprovechar al máximo las condiciones más estables.

El domingo nos acercamos hasta el pie de nuestro siguiente objetivo, la pared Charmoz-Grepón, cuya arista teníamos intención de escalarla. Luego de haber dejado el teleférico Plan de la Aguille a 2 200 m ascendimos hasta el pie de la pared hasta 2 650 m en donde encontramos una cueva de roca más o menos adecuada para pasar la noche con el abrigo único de nuestras bolsas de vivac (bolsa de nylon con la cual nos protegemos medianamente del frío de la noche). Desafortunadamente en la noche ya hubo llovizna y eso complicó totalmente nuestros planes por el riesgo que significa escalar una pared de granito en condiciones de humedad. Teniendo en cuenta que se trataba de una vía que ninguno de nosotros conocía, encontrar la ruta con esa neblina hubiera complicado aún más la escalada. Como siempre sucede en estos casos, nos dio mucha pena renunciar; pero nuestra vida de montañistas está hecha de logros y renuncias, hay que saber disfrutar inmensamente de las cimas, agradecer por ello, regocijarse con esa alegría, y cuando hay que renunciar hay que hacerlo con humildad y con resignación, porque no hay de otra, porque no siempre se gana, porque a la montaña no se le vence, porque a la montaña se va con ilusión, con esperanza, con alegría, con el deseo de ser parte de ella por unas horas, por unos días y si esa relación progresa se llega a la cima. Si es así, en buena hora, si no, se vuelve otra vez y punto. Al fin y al cabo las montañas están allí, esperando por nosotros, por los siglos de los siglos….amén.

Así es amigos queridos, desde el Hostal El Paso donde les escribo esta nota tengo vista al Mont Blanc, puedo ver solamente la parte mas baja de la montaña entre grises y blancos, el cielo por encima está cubierto y la llovizna continúa. Nos queda la esperanza de que a partir del viernes o sábado mejoren un poco las condiciones y podamos continuar con nuestro siguiente objetivo, la cima del Cervino, la montaña más alta y emblemática de Suiza.

Desde este lugar precioso, cuya belleza se esconde momentáneamente en la bruma, les envío un cálido saludo.

Ahora me pongo a escribir una crónica para contarles lo que fue nuestra ascensión a la cima del Mont Blanc por el Espolón de la Brenva.

Con mi gran afecto un cálido abrazo desde Chamonix.

 

El Proyecto SOMOS ECUADOR es posible gracias al auspicio de:

MOVISTAR, DINERS CLUB, PRONACA, YANBAL, MARATHON SPORTS Y SUPERMAXI

Y gracias a la colaboración de:

SEGUROS ALAMO, DHL, SALUD S.A., TATOO, BLACK DIAMOND, MAQUINET, ANDRES VALLEJO Y CHRISTIAN ULLOA

 

Iván Vallejo R.
EXPEDICIONARIO
SOMOS ECUADOR

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Auspiciantes:

Con la colaboración de: